domingo, 27 de diciembre de 2020

Cerro La Parva invernal

 Nunca olvidaré la primera vez que sentí los efectos de la puna. Muy joven y con poca experiencia, la primera vez que llegue a los 4.000 metros de Cancha de Carreras me dispuse a preparar nuestro campamento, sin contemplar que a esas alturas los movimientos deben ser suaves, en especial cuando llegas a esas altitudes por primera vez. No pasaron más de 15 minutos y ya comenzaba a sentir el dolor de cabeza y esa sensación horrible de no tener ganas de nada, solo permanecer quieto, acostado esperando que se pase. Aquella vez ingresamos al sector en pleno verano, con calor y todo muy seco, al cabo de tres horas estábamos metidos en una tormenta con nieve y viento, aguantando al interior de nuestra carpa esperando que la tormenta bajara de intensidad para regresar a Santiago. 
El ascenso al Cerro La Parva en invierno es otra historia, con mi hermano Elvis y nuestro amigo en común Jorge, nos animamos a subir este clásico de la Cordillera Central en pleno invierno, recuerdo que el frío era muy intenso a pesar de estar muy abrigados.
Este sector en sí tiene cumbres muy hermosas, pero en invierno adquieren características especiales.
Aquí algunas fotos: 
Con mi hermano Elvis Acevedo en la cumbre

Con Jorge Figueroa bajando el Falsa Parva

Con Jorge Figueroa en la cumbre

Una vista hacía el Falsa Parva