jueves, 24 de diciembre de 2020

Cerro Piuquencillo, Canaleta Central

El Cerro Piuquencillo estuvo desde el inicio de nuestros acercamientos a la montaña en nuestra lista de ascensos. En aquellos años no existía mucha información respecto de cerros de más de 4.000 metros, por tanto era muy común rebotar en las primeras salidas buscando su cumbre. Por allá en el año 2004, cuando estaba en plena formación el Grupo de Montaña Perros Alpinos, nos juntamos como era habitual para realizar un intento de fin de semana a este clásico Cerro, es así como partimos en busca de aventura. Resultó que estando ya en el campo base, después de un acercamiento de aproximadamente 6 horas, el grupo decidió el ascenso por su canaleta central, que vista de frente parece impresionante, pero cuando ya estas montado en ella es solo disfrutar.
Recuerdo con total claridad este maravilloso ascenso, recuerdo como disfruté ese fin de semana, con un grupo de montañeros llenos de sueños, de ilusiones, tiempos en los que solo importaba subir cerros y pasarlo bien, era un grupo que no solo se juntaba para subir cerros, también teníamos nuestras reuniones de "planificación" en algún boliche cervecero de Alameda con Santa Rosa, tiempos buenos aquellos.
El ascenso fue un rotundo éxito, cumbre por su Canaleta Central, el regreso fue una aventura aparte, parte del grupo perdió el sendero que corre paralelo a la reja que divide el cerro, debido a lo tarde y a la oscuridad, descendió de la ruta, la que luego tuvo que volver a subir, con el cansancio y lo pesado de nuestras mochilas. Llegamos aproximadamente a las 12 de la noche a Lagunillas, nos esperaba nuestro fiel Lada Niva, que por alguna razón que nunca supe quemó las luces al momento de darle partida. Bajamos desde Lagunillas hasta Santiago sin luces, recuerdo que llegue después de pasar a dejar a todos los Alpinos a las 4 de la mañana a mi casa. Dormí dos horas, me levante, me duche y a la oficina. Ese día en la oficina me reía solo, no podía distinguir si el fin de semana que había terminado había soñado que iba al Cerro o realmente había echo cumbre. La maravilla de vivir a una hora de los cerros.
Aquí algunas fotos .
Nuestro fiel "Camello" Lada Niva.

El Grupo descansando en alguna parte de la ruta.

Ruta de acercamiento al Campo Base

El Piuquencillo al atardecer. Se aprecia claramente su canaleta central.

Ya instalados para un merecido descanso.

Entrando a la canaleta muy temprano.

LLegando al final de la canaleta. La cumbre, saliendo a la derecha.

Parte del grupo en la cumbre.


El regreso se realizó por la ruta normal.