viernes, 25 de diciembre de 2020

Cerro Puntiagudo

Ubicado cerca de Las Termas de Colina, el Cerro Puntiagudo se me escapo varias veces de las manos, algunos intentos anteriores con mi hermano Elvis me habían dejado una extraña sensación de fracaso al no poder alcanzar su cumbre. En pleno apogeo del Grupo Perros Alpinos, del cual soy uno de los fundadores, nos juntamos varios integrantes y después de una corta planificación que incluyó aguas termales y asado, emprendimos en nuestro fiel Lada Niva el viaje al tan hermoso y muy visitado Cajón del Maipo.
Gracias a un camino minero que encontramos por casualidad, nos acercamos bastante con el Lada a la base del Cerro, quedando en una muy buena posición para iniciar el ascenso, con un día completamente despejado y con una suave viento que aliviaba el excesivo calor. La marcha se desarrolló con mucha alegría, grabando en vídeo VHS parte de ascenso y compartiendo con grandes amigos como son Jaime Wastavino y Juan Carlos Caro Lopez, además de mi hermano Elvis Acevedo y yo, adicionalmente se nos sumaron un par de conocidos que encontramos en la ruta.
la cumbre la alcanzamos por la cara sur del cerro, rodeando por la arista sur y subiendo por una especie de chimenea que nos conectó a un filo que tras algunos metros nos dejaba directamente en la cumbre.
La vista desde este lugar es maravillosa, se aprecia especialmente el Volcán San José en toda su magnitud y algunos valles y cerros como El Bello.
Una vez de vuelta en las Termas del Valle de Colina, preparamos un rico asado y aprovechamos las ricas aguitas termales, un festejo como correspondía al logro.
A la mañana siguiente de vuelta a Santiago con la cara llena de risa.
 
Nuestro campamento base con el Cerro Puntiagudo de fondo.


Entrando a la chimenea

En la chimenea


Se aprecia la cumbre

Parte del grupo en la cumbre.



Jaime acomodando la carne en el asado.

De izquierda a derecha: Jaime Wastavino, Fabian Acevedo, Elvis Acevedo, Juan Carlos Caro Lopez.