jueves, 26 de agosto de 2021

He mirado mis manos

Más tarde, en el bar,
he mirado mis manos.
Las uñas del corazón y del índice izquierdo rotas.
La línea simétrica de las grandes venas
corriendo bajo la piel reseca por el polvo.
Las dos tiras de esparadrapo en la segunda falange derecha.
Todas las líneas cubiertas de magnesio,
parecían arcos imperfectos de un viejo puente.
Miraba mis manos,
llenas de arañazos.
Me dolía cerrar completamente el pulgar.
Miraba simplemente mis manos,
sin creer realmente en su fuerza.

Entrada destacada

Dramático descenso del Lago Peñuelas

Hay quienes aun señalan que el Cambio Climático es un invento de los conspiranoicos. Algunos Jefes de Estado, Científicos y periodistas no s...