miércoles, 25 de agosto de 2021

Pero no me atreví

Sobre el océano de la morrena,
La tienda es como una gran luciérnaga naranja.
Nunca se sí es debido al frío.
O la altitud,
lo que hace que las estrellas sean tan brillantes, tan nítidas.
Hubiera podido tocar la Vía Láctea solo levantando el brazo.
Pero no me atreví.
Todo era tan perfectamente limpio y simple.
Seguí escuchando las conversaciones de nuestros porteadores.
En ocasiones, largos silencios se apoderan del mundo
y luego algunas palabras muy sonoras rompían el silencio.
Aquella noche, allí.
No sabría decirte si era el frío.
O la altitud.
la tierra estaba realmente cerca del cielo.

Entrada destacada

Cerro San Jorge desde Pucará de Chena

Considerando que el Parque Metropolitano sur se encuentra cerrado por trabajos (dicen que hasta por dos años más), es que con mi partner Mar...